MANIFIESTO

Una política de lo afectivo,
para una colaboración creativa.

Los procesos creativos no son exclusivos del universo de lo “artístico”, tampoco lo colaborativo,
procesos son construcciones, que son posibles al darles espacio,
pero al contrario de lo que propone esta nueva configuración del mundo,
ese espacio no puede ser solitario,
es comunidad,
encontrar un tesoro al abrir ese proceso al otre.
no elijamos que mostrar, vivamos para elegir.

el dia a dia,
como somos al despertar, como somos al irnos a dormir,
cada día que vivimos lo vamos creando,
cada proyecto es una idea.
todos los proyectos valen, incluso los que no han nacido,
todo puede ser creado y todas las ideas pueden ser contagiadas

cuestionar el método para buscar el propio,
porque lo verdaderamente compartido es lo que no se sabe,
lo que vamos a buscar.
encontrar en la cocina, también ,
como en el taller
cada persona abre un mundo
la naturaleza es un espejo, pero también necesita espacio,
como las palabras necesitan ser dichas a otre
otra vez el espejo

cotidiano, doméstico, impredecible
así es un proceso creativo compartido en tribu,
libre, deforme, poderoso, imperfecto

porque si, un espacio es generoso, para que
sin forma se forme una idea
y así
entender que creamos viviendo
y siendo quienes somos
espejo
del otre.

Bar Visconti

para Tribu